Salud y Ejercicio

UFC : Show Disciplina y Respeto

By  | 

“La UFC no es como el boxeo, en el que dos millonarios huyen el uno del otro para no lastimarse. En UFC hay compromiso” –Dana White, presidente de la UFC.

No es extraño que hoy en día vayas a un bar el fin de semana y veas en los monitores una pelea de artes marciales mixtas siendo transmitida en vivo.

MMA es el acrónimo de Mixed Martial Arts (Artes Marciales Mixtas) y es un término que está siendo conocido cada vez más. Un deporte que ha venido tomando fuerza en los últimos años; y, aun cuando hoy en día los salarios de los boxeadores siguen siendo los más altos que se reciben en cualquier tipo de disciplina de pelea, las artes marciales mixtas van ganando terreno.

Y ya mencionado este punto, podemos resaltar además que mientras se habla de la falta de figuras en el boxeo, en la UFC cada vez hay más opciones de deportistas que pasan del anonimato, a personajes de moda con méritos propios. “La UFC no es como el boxeo, en el que dos millonarios huyen el uno del otro para no lastimarse. En UFC hay compromiso”, recalca Dana White, presidente de UFC.

De hecho, luego de la sobre promocionada pelea entre las estrellas del boxeo Pacquiao y Mayweather llevada a cabo el 2 de Mayo de 2015, críticos del boxeo y grandes fanáticos de la UFC, coincidían en aseverar que dicho encuentro pudo haber sido el comienzo del fin del boxeo,  y el “Tipping Point” de la UFC; es decir, ese momento mágico en el que algo sucede y cambia el rumbo de las cosas, en este caso, del deporte de combate.

Pero centrándonos en el tema de las Artes Marciales Mixtas, al pensar en sus promotores, surgen nombres como Bellator y M-1 Global, sin embargo no existe competencia para la famosa UFC (Ultimate Fighting Championship).

La UFC tuvo sus inicios en los años noventa. El 12 de noviembre de 1993 se llevó a cabo el primer campeonato de la UFC en la ciudad de Denver, Colorado y tenía un solo propósito: Demostrar cuál era el arte marcial más efectivo a la hora de ser utilizado en la vida real.

Peleadores de distintas disciplinas, pesos y edades, subieron a pelear con un mínimo número de reglas o medidas de seguridad. Fue un baño de sangre y el inicio de una nueva forma de entretenimiento masivo.

La pelea se ganaba hasta que había un nocaut, una sumisión o simplemente alguien tiraba la toalla para evitar un mayor daño físico. Algunos peleaban sin guantes u otro tipo de protección. Para los que fuimos testigos de ese inicio, fue el despertar a una sensación similar a la que se debe haber sentido en el Coliseo de Roma.

Con el tiempo y continuo éxito de lo que en ese entonces aún no se consideraba un deporte, se establecieron más reglas y normas de las que había en sus inicios, las cuales eran sencillas de recordar como “No morder” o “No sacarse los ojos”.

Pero las nuevas regulaciones no fueron suficientes como para que este deporte fuera aceptado por todas las personas y organizaciones deportivas por ser considerado demasiado “sangriento”.

Sin embargo, hoy en día se abre una nueva e histórica posibilidad. Que los Juegos Olímpicos (el mayor evento deportivo internacional multidisciplinario en el que participan atletas de diversas partes del mundo), lo integre dentro del evento 2016, debido a que las Artes Marciales Mixtas representan un gran negocio y quieren atraer más jóvenes para tener mejores contratos de televisión; por lo que grandes estrellas de la UFC, podrían participar.

La UFC ha sido testigo de la habilidad y voracidad de muchos peleadores famosos y admirables. Royce Gracie fue el primer campeón de este torneo en 1993 y desde entonces, han surgido nombres como Ken Shamrock, Randy Couture, Chuck Lidell, Tito Ortíz, Bas Rutten, BJ Penn y recientemente, Ronda Rousey y Connor McGregor que han causado furor entre los seguidores de esta promotora del MMA.

Muchos de sus participantes se han atribuido millones de dólares. Michael Bispig ha ganado más de seis millones de dólares en lo que va de su carrera; y el género femenino no se queda atrás.

En la vida hay cosas que una persona debe aprender a hacer: A nadar, primeros auxilios y a defenderse. Esto no se trata de temas exclusivos para hombre o para mujeres, sino que para los seres humanos en general.

La UFC encapsula una mezcla de show en vivo, disciplina y respeto deportivo del máximo nivel y puede ser disfrutado por hombres y mujeres por igual, de la misma manera en que las artes marciales mixtas son una excelente forma de mantener una saludable condición mental y de ayudarte a alcanzar nuevas metas en tu condición física. ¿Cuál es tu disciplina favorita? Déjanos tu comentario y síguenos en nuestras redes sociales.

* “Tipping Point”, frase y concepto original de Malcolm Gladwell

QUE ESTO SE VEA JUNTO, PERO NO REVUELTO… QUIERO QUE SE NOTE UNA DIVISIÓN DENTRO DE UN MISMO TEMA.

Pero la UFC durante muchos años no había incluido a las mujeres en sus categorías. Fue en el año 2012 que la medallista olímpica de Judo, Ronda Rousey se coronó como la primera campeona femenina de peso gallo (126-135 lbs.), título que defendió invicta durante casi tres años hasta que le fue quitado por Holly Holm el 15 de noviembre de 2015. Y es que hoy en día muchas mujeres se están interesando en aprender a pelear en artes marciales mixtas.

Peleadoras como Cris Cyborg, Rose Namajumas, Felice Herrig, Carla Esparza y Paige Van Zant han sido aclamadas por los fans en cada torneo. Sus habilidades y ferocidad en la jaula, igual de impresionantes que las de sus contrapartes masculinas.