Lifestyle

Dile NO a los complejos

By  | 

Los complejos son las ideas y valoraciones negativas que una persona hace de su condición física, material, intelectual, psicológica, emocional, espiritual, etc. provocando sentimientos de inferioridad respecto a los demás y su entorno.

Disminuyen la autoconfianza y bloquean las capacidades personales, donde el desempeño de un individuo puede verse seriamente afectado por ideas que lo hacen sentirse inferior.

Algunas personas tienen complejos con ideas reales; por ejemplo, porque poseen un gran sobrepeso, son lentos en el aprendizaje, están sin dinero, etc. Otros complejos son imaginarios. Suponer que se poseen ojos demasiado grandes cuando decenas de opiniones dicen que ese tamaño de ojos es normal.

Hay una gran cantidad de factores que originan los complejos, algunas de las causas son las siguientes:

  • La obsesión por cumplir ciertos estereotipos sociales.

Hay una gran cantidad de estereotipos en la sociedad sobre la importancia de estar a la moda, tener cierto peso, estar enterado de los sucesos en el mundo, lograr determinados éxitos a cierta edad, cuál es la familia ideal, etc.

  • Malas experiencias en la niñez y adolescencia.

Personas que en su niñez y adolescencia escucharon muchas críticas destructivas, por ejemplo: “eres feo”, “tu estatura no te ayuda para destacar”, etc. Esas ideas van generando marcas internas muy profundas que no son fáciles de superar.

  • Situaciones que han ocasionado un gran dolor emocional.

Hay gente que tiene el complejo de ser poco atractivo/a debido a una relación fracasada, donde la pareja que se tenía utilizó expresiones groseras que dañaron la autoestima.

¿Cómo superar los complejos?

Muchos de los complejos son imaginarios y la gran mayoría de cosas se pueden cambiar. Puedes tomar dos roles fundamentales, protagonista o seguidor. El primero está basado en tus libertades y tomar con autoridad el rumbo de tu vida; mientras que el segundo, se fundamenta en seguir las ideas de las personas y hacer esfuerzos para ajustarte a ellas.

Existen tantas historias ejemplares que te dicen que nada puede detener a la fuerza del corazón. Ludwig Van Beethoven en el año de 1,796 comenzó a perder la audición a la edad de 26 años, sin embargo produjo las mejores obras estando sordo 25 años de su vida.

John Forbes Nash logró ganar el premio nobel estadounidense en ciencias económicas en el año de 1,994 a pesar de sufrir de esquizofrenia y haber estado casi 10 años en un hospital psiquiátrico. La pintora mexicana Frida Calo padecía de poliomielitis, sin embargo eso no fue obstáculo para destacar.

Debes centrarte por completo en tus cualidades. Acéptate como eres. Por supuesto que hay cosas que sí puedes cambiar y lo harás con una gran planificación para tu crecimiento personal. El mundo espera que desarrolles el potencial de tus virtudes y una vez que eso suceda, las otras cosas pasarán desapercibidas.

La mayor belleza está en tu interior.