Secretos de Sissi

¡LOS FLACOS TAMBIÉN SUFREN! LA DIETA PARA ENGORDAR

By  | 

Por: Sissi Fleitas

Secretos de Sissi

 

Hay personas que se gastan lo que tienen —y hasta lo que no tienen— en cirugías, liposucciones y cuanto procedimiento se ha inventado para quitarse un poco de aquí y otro poco de allá, todo por seguir la pauta de una moda frívola que discrimina a los que no nacimos delgados. Pero ¿qué pasa con los flacos que sufren por serlo?

 

Mientras los medios nos invaden con todo tipo de dietas, ejercicios, aparatos y los más diversos métodos para bajar de peso, no nos acordamos de que existen personas a quienes les importa un comino toda esta parafernalia y que viven en un mundo diametralmente opuesto y olvidado: el mundo de los flacos.

 

Al contrario del común de los mortales, hay personas muy delgadas que se mueren por subir de peso, aunque sea unos cuantos kilitos. Al igual que los gordos, es un verdadero suplicio para ellos cuando, al pesarse, comprueban que no han aumentado ni un solo gramo. Y es que, lo mismo que la obesidad, cuando la delgadez es exagerada o hereditaria puede convertirse en un problema, cuya solución está en alguna de las innumerables dietas y ejercicios dirigidos especialmente a aumentar de peso.

 

Por lo general, las personas muy delgadas tienen poco apetito, pues su estómago está acostumbrado a colmarse con pequeñas porciones de alimento y se sienten satisfechas con poca comida, así que aumentar las porciones no es recomendable.

 

Las dietas, tanto para subir como para bajar de peso, deben ser balanceadas y seguirse con paciencia y disciplina. Ni engordar ni adelgazar con gran rapidez es bueno para la salud.

 

Las frutas y las verduras, aunque no ayudan a engordar, son indispensables para estabilizar cualquier tipo de dieta. La comida chatarra, por ejemplo, no es nada saludable por su alto contenido en grasa, sal y azúcar, por lo que es mejor descartarla.

 

Si perteneces a la minoría que sufre por ser flaca, incluir en tu dieta alimentos ricos en calorías es indispensable para aumentar algunos kilitos. Consume crema, mantequilla, harinas de trigo y azúcar, que además te ayudan a abrir el apetito. Las papas, los arroces, los cereales, las carnes y las salsas, así como la mayonesa, son riquísimos en calorías, y no pueden faltar en esta dieta.

 

Existen cinco alimentos sumamente calóricos, saludables y beneficiosos para la salud que debemos incluir en cualquier dieta para adelgazar o engordar; eso sí, en pequeñas cantidades: el aguacate, las frutas secas, el chocolate negro, las semillas y el vino tinto.

 

A continuación te enlisto los ocho tips fundamentales de una dieta para engordar:

 

  1. Come cinco o seis veces al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena antes de acostarte (es la más importante).

 

  1. Incluye alimentos ricos en calorías.

 

  1. No te limites, haz que los gorditos que te rodean envidien el pan con mucha mantequilla y mermelada que te comerás.

 

  1. Son esenciales en tu dieta de 2,000 a 2,300 calorías diarias para subir de peso.

 

  1. Al igual que en la dieta de los gordos, toma de dos a tres litros de agua al día (si incrementaste la ingestión de grasa, el agua le ayudará a tu estómago en la digestión.

 

  1. ¡Viva la siesta! Reposa después de las comidas. Una siestecita de 20 minutos no te vendrá mal, pues de ese modo las calorías que ingeriste en el almuerzo se afianzarán a tu delgado cuerpecito.

 

  1. Si eres fumador, abandona el cigarro. La nicotina quita el hambre, por eso cuando los fumadores se abstienen del tabaco aumentan de peso.

 

  1. Haz ejercicio, pero sin exagerar; de esta manera estimularás tu apetito y los kilos que ganes se repartirán proporcionadamente en tu cuerpo y no sólo en la panza, en las caderas y en las pompas.

 

Por último, no olvides pedirle consejo a tu médico, sea cual sea la dieta que decidas seguir. Hasta la próxima y recuerda que “la belleza viene de adentro hacia afuera”.

 

Be Sociable, Share!

 

Las opiniones expresadas en este artículo no han sido evaluadas por la FDA. Bajo ninguna circunstancia, este artículo o los productos mencionados en él, diagnostican, tratan, curan o previenen enfermedades.