Secretos de Sissi

EL MAR Y SU PODER CURATIVO

By  | 

Pero ingerida, el agua de mar sorprendentemente puede evitar el estreñimiento y la osteoporosis, además de reforzar nuestro sistema inmunológico, rejuvenecer y prevenir la aparición de caries.

Por: Sissi Fleitas

Secretos de Sissi

 

Uno de los lugares más visitados durante el verano, son las tan atractivas playas. Si estás pensando en zambullirte en el mar en estos días, te tenemos noticias: en el agua de mar encontrarás mucho más que simple diversión.

 

Si eres amante del ejercicio físico en la arena del mar, después de 30 minutos de trotar, de varios ejercicios abdominales y de algunas sentadillas, no hay mayor placer que quitarse toda la ropa que sobra y lanzarse a las cálidas aguas del mar.

 

Últimamente he llevado a cabo esta rutina con mi padre, quien no se pierde un día de playa y está en una forma física que muchos jóvenes de 20 años envidiarían. Aunque su insistencia en que bebiera agua de mar después de correr me pareció un poco absurda y loca, después de ojear el libro que me regaló, “El poder curativo del agua de mar”, del doctor Ángel Gracia, y realizar una búsqueda en Google, mi idea cambió completamente.

 

Para empezar, hay que decir que el agua de mar es riquísima en minerales. El agua que se evapora de la superficie del mar se condensa en las nubes y regresa de vuelta a la Tierra en forma de lluvia. Al llover, los ríos se cargan de agua. Esta agua sigue el transcurso del río adquiriendo todos los minerales que recoge de la tierra y de las piedras que se encuentran en su camino hasta su desembocadura, de vuelta… ¿ya sabes a dónde?, ¡pues al mar!

 

Hace más de un siglo el investigador, fisiólogo y visionario francés René Quinton, descubrió toda la riqueza del agua de mar. Según Quinton, el agua de mar tiene propiedades curativas para los organismos vivos, como pudo comprobar en los experimentos que realizó primero con animales y después con seres humanos, con tal éxito que estableció varios dispensarios dentro y fuera del territorio francés en los que curaba enfermedades infantiles que hasta entonces habían sido mortales.

 

Mantener en cada una de las células el equilibrio físico y bioquímico del agua es el secreto para una buena nutrición celular y, por lo tanto, para disfrutar de una salud óptima. Y según el investigador, el agua de mar es un excelente nutriente y un revitalizador de las células. Pero, ¿realmente se puede consumir el agua del mar?

 

Según me informé, existe una lista inmensa de problemas que padecemos a diario que pueden ser aliviados tan sólo ingiriendo 500 cc. de agua de mar diariamente (1 vaso de agua equivale aproximadamente a 200 cc.). El agua de mar rehidrata nuestro cuerpo llenándolo de los minerales más puros y hace que nuestro sistema de autorreparación vuelva a su equilibrio. Además, regenera todas nuestras células individualmente pues les suministra todo lo que necesitan para su buen funcionamiento. El resultado: un cuerpo mucho más saludable.

 

Un baño en el mar desestresa y nos da la sensación de que todos nuestros problemas desaparecen; nuestra piel se pone más hermosa, y si tenemos alguna herida, cicatrizará más rápido. Pero ingerida, el agua de mar sorprendentemente puede evitar el estreñimiento y la osteoporosis, además de reforzar nuestro sistema inmunológico, rejuvenecer y prevenir la aparición de caries.

 

Por otra parte, hay estudios que demuestran que los hipertensos podrían disfrutar el sabor de sus comidas, pues una persona con este padecimiento no tiene por qué comer alimentos insípidos. Simplemente puede condimentar sus comidas con sal marina o con agua de mar, la cual está compuesta por un sodio orgánico que nada tiene que ver con la composición de la sal de mesa. Como colofón, si los hipertensos consumieran agua de mar eliminarían de su vida los diuréticos para evitar la retención de líquidos, ya que el agua de mar es diurética.

 

Por otro lado, si eres de los que abusan del azúcar, la leche o los antibióticos, tu estómago está maltratado. La solución: agua de mar, ya que favorece la cicatrización intestinal, limpiando el organismo por dentro.

 

¿No duermes bien? Toma agua de mar. Es rica en magnesio, por lo que además de nutritiva también es tranquilizante. Dormirás a pierna suelta.

 

La lista de propiedades del agua de mar y sus beneficios para nuestro cuerpo, por dentro y por fuera, es interminable. Y como los mares, los ríos y los lagos constituyen poco más de 70 por ciento de la superficie terrestre, quizás el agua sea la solución que nos cure para siempre, ¿no crees?

 

Hasta la próxima y recuerda que “la belleza viene de adentro hacia afuera”.

Las opiniones expresadas en este artículo no han sido evaluadas por la FDA. Bajo ninguna circunstancia, este artículo o los productos mencionados en él, diagnostican, tratan, curan o previenen enfermedades.