Salud y Ejercicio

Contusiones en los deportistas

By  | 

Mantener un estilo de vida deportivo, sea cual sea la actividad que practicas, también conlleva riesgos físicos que en ocasiones, son inevitables debido al contacto que puedas tener con otros jugadores, objetos e incluso, el ambiente mismo donde te encuentras desarrollándolo. Entre dichos riesgos deportivos se encuentran las contusiones, que son las producidas por un golpe, caída o cualquier impacto sobre la piel, pero sin llegar a ocasionar heridas abiertas. Sin embargo, nunca hay que subestimar la gravedad de una contusión; aunque no haya sangre, un golpe de intensidad moderada podría ocasionar daños en músculos, tendones e incluso, en órganos internos, generando posibles hemorragias internas. Las contusiones pueden ser leves o provocar fracturas o lesiones internas. Aprende a distinguir su gravedad y cómo manejarlas.

¿Qué debo hacer en caso de contusión?
Lo primero a realizarse es evaluar la intensidad del impacto y ver en qué zona se ha producido. No es lo mismo un golpe en la rodilla, donde el hueso tiene poca protección de músculo y grasa y podría haberse dañado la articulación, que un golpe de igual intensidad en la zona del muslo donde los tejidos son más flexibles y, por ello, absorben más cantidad de energía, reduciendo los daños considerablemente.Las contusiones mínimas y las leves no requieren una atención especial. El dolor no es intenso y desaparece con rapidez, aunque se puede aliviar aplicando frío local, como una toalla empapada en agua fría.

Algunas recomendaciones para contusiones moderadas y graves, son las siguientes:
• Frío local: durante las primeras 24 horas el frío evita la inflamación y ayuda a reducir el dolor.
• Reposo: evitar movimientos. Si la contusión está en alguna extremidad, mantenerla en alto ayudará a reducir la inflamación.
• Si el accidentado siente mareos, malestar general, o la zona lesionada crepita y tiene posturas antinaturales, se debe sospechar de fractura o lesiones internas y acudir de inmediato a los servicios de emergencia. En caso de fracturas se puede llevar a cabo una inmovilización de la extremidad.
• Cuando el hematoma sea muy extenso o se hayan producido muchos en distintas zonas del cuerpo, consultar con un profesional de la salud, ya que una posible complicación de una contusión es la infección o la liberación de pequeños coágulos al flujo sanguíneo.
• Baños de contraste: las contusiones en manos, pies o dedos, se tratan metiendo alternamente la extremidad en agua caliente y fría, con un tiempo de inmersión de 4-5 minutos cada una durante unos 20 minutos al día. Ayuda a calmar el dolor y a la reabsorción de los líquidos.
• Si se ha producido una contusión en la cara o en la zona ocular, los signos serán muy alarmantes, puesto que la gravedad hará descender la sangre por toda la cara. No hay que alarmarse, y se aplican las mismas medidas. Si el impacto ha sido en el ojo se debe consultar al médico por las posibles lesiones.
• Existen pomadas sin receta médica, cuyo principio activo es el ibuprofeno o el ácido acetil salicílico, que ayudan a la reabsorción de los líquidos. Se puede consultar con un médico y tener una en el botiquín para estos casos.

¿Qué no hacer en caso de contusión?
• No aplicar calor en las primeras horas después del golpe. La aplicación de calor alivia el dolor al principio, pero después aumenta el flujo de líquidos, lo que da como resultado, mayor tumefacción e inflamación.
• No mover la extremidad afectada; si ha habido fractura, podría empeorarse.
• No pinchar ni vaciar los hematomas. Esto solo aumentaría las probabilidades de infección.

Las opiniones expresadas en este artículo no han sido evaluadas por la FDA. Bajo ninguna circunstancia, este artículo o los productos mencionados en él, diagnostican, tratan, curan o previenen enfermedades.