Intimidad

Calcetines y Sexo

By  | 

Si tu habitación no está muy caliente durante el invierno, en ocasiones, la relación íntima se torna un poco incómoda al momento de desprenderte de la ropa. Podría no ser tan fácil hacer que tu cuerpo llegue a la calidez corporal que necesita para ignorar el clima y crear una atmósfera placentera en la que sólo reine la pasión. La buena noticia es que ahora tienes una razón muy poderosa para mantenerte con los calcetines puestos, que entre más cómodos y calientitos sean, mejor.

Se sabe que tradicionalmente, la lencería y ropa sexy siempre han tenido un efecto directamente en la excitación sobre un hombre y/o mujer durante las relaciones sexuales; sin embargo, de acuerdo con un estudio encabezado por el Dr. Gerst Holstege, dicho placer no se compara con el 30% extra que brinda el usar calcetines. Como explica el investigador, la razón de este efecto radica en el calor que los calcetines proporcionan al cuerpo y que, en consecuencia, dan mayor seguridad y comodidad a quienes los usan.

Dicho descubrimiento se hizo por casualidad cuando el investigador de la universidad, intentaba averiguar qué sucede a nivel cerebral al momento del orgasmo. Originalmente, examinaba con un escáner de emisión de positrones (TEP) los cerebros de 13 mujeres y 11 hombres cuando experimentaban un orgasmo en tiempo real. Cada persona se colocaba bajo el escáner mientras su pareja (que quedaba fuera del escáner) le masturbaba.

El investigador descubrió que, además de la necesidad de usar calcetines para mantener la comodidad, una vez que una persona llega al clímax, todas las regiones del cerebro relacionadas con el miedo o la alerta, se apagan. “Cada vez que llegamos al orgasmo entramos a una especie de trance en que todo es paz, armonía y buena onda. Esto es algo que nunca habíamos visto”, explica el especialista, como parte de los resultados de su investigación. Portar calcetines al momento de la relación sexual, es una de las prácticas más cuestionadas por algunos de los cánones eróticos de nuestro tiempo, pero la ciencia ha demostrado que puede tener dicho efecto beneficioso… “facilita a ambos sexos la llegada al orgasmo”.

“Cuando la temperatura de nuestros pies es lo suficientemente cálida y confortable, mantenemos la autorregulación de nuestro cuerpo y, de este modo, la sangre irriga de manera directa al clítoris y los genitales masculinos”, explica en ‘El País’ la psicóloga experta en salud sexual Cristina Callao al respecto, confirmando que, efectivamente, llevar calcetines durante el acto sexual puede ser mucho más provechoso de lo que a muchos les parece por cuestión de imagen.

Y tú, ¿qué opinas? ¿Estás en la disposición de hacer la prueba? ¡Cuéntanos tu experiencia en nuestras redes sociales!