Salud y Ejercicio

Aroma Terapia en Invierno

By  | 

Al llegar el invierno, época de frío y humedad, debemos despertar el sentido de supervivencia y prepararnos para tolerar y sobrellevar las bajas temporadas de la mejor manera posible, previniendo las usuales enfermedades de la temporada como gripe, tos, faringitis, bronquitis, neumonía, entre otras; pero además, el efecto causado en el estado de ánimo, ya que muchas personas tienden a sufrir depresión, aumento del cansancio, dificultad para conciliar el sueño y baja concentración. La oscuridad y frío del invierno, causan agotamiento de nuestra energía vital y como consecuencia, una menor respuesta inmunológica.

Para luchar contra todo esto, los aceites esenciales son la solución natural e ideal para reequilibrar nuestro terreno tanto biológico como neuropsicológico; por lo que es aconsejable seguir el ritmo de la madre naturaleza y aprovechar este tiempo para dormir mejor, meditar y recalentar nuestro cuerpo con un agua aromática de tomillo, jengibre, miel y limón.

Los aceites esenciales promueven todos los procesos vitales y biológicos. Por lo que siempre van en la dirección de un reajuste de todos los sistemas, cumpliendo con su función antiinfecciosa. Después de un tratamiento con ellos, el cuerpo se reequilibra y fortifica. Los aceites esenciales son beneficiosos por su efecto antiinfeccioso e inmunomodulador (que fortalece el sistema inmunológico), en especial los que contienen: alcoholes, aldehídos monoterpénicos, cetonas, fenoles y óxidos.

Estos principios activos se encuentran mayormente en los aceites esenciales de invierno como la ajedrea, árbol del té, cajeput, canela, clavo, eucaliptos, niauli, palmarrosa, pino, ravintsara, romeros, tomillos, etc. Se les denomina “aceites esenciales de invierno” porque ejercen un efecto de calentamiento del cuerpo desde el interior, de esta forma nos ayudan a luchar contra las agresiones climáticas del frio y la humedad.

Aromaterapia y protectores aromáticos.

Hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones para preparar un buen protector aromático; si queremos que la aromaterapia sea efectiva necesitaremos realizar algunas acciones básicas: Aplicación sobre la piel. El masaje estimula el sistema inmunológico y calienta el cuerpo mediante la activación de la circulación sanguínea, al mismo tiempo que refuerza nuestra barrera defensiva contra virus y bacterias. Siempre los administraremos diluidos en un aceite vegetal. También los podemos incorporar a nuestro aceite o crema corporal diario.

Otra forma de protegernos, cuando estamos en lugares y transportes públicos, es la de aplicar una gota de la mezcla que hayamos escogido de aceites esenciales en el interior de las muñecas y respirar profundamente. Para los niños de 3-6 años, se recomienda el pino silvestre (Pinus silvestres) y el palo de rosa (Aniba roseadora), 2 gotas de cada aceite esencial diluido en 1 cucharita de aceite vegetal; esta mezcla se aplica en la planta de los pies. En prevención se puede aplicar por la mañana y por la noche durante 21 días; por otra parte, si ya se han presentado los primeros signos de resfriado, se puede aplicar por la mañana y por la noche durante 5 días; y, si el resfriado es confirmado, se puede aplicar 3-4 veces por día durante 5 días.

Para los adultos la aplicación es masaje en el tórax, garganta y planta de pies de una mezcla de Pino silvestre (Pinus sylvestres), Eucalipto radiata (Eucalyptus radiata) y/o Ravintsara (Cinnamomum camphora CT cineol) y palo de rosa (Aniba roseadora), 8 gotas en total de la mezcla. Las indicaciones son las mismas que para los niños.

Difusión atmosférica. Permite desinfectar el ambiente en que nos encontremos (hogar, oficina, etc.), que realizado diariamente, limita el contagio de enfermedades invernales y protege a los sistemas inmunológicos más vulnerables.

Para purificar el aire, se pueden difundir en el ambiente los aceites esenciales con un difusor a frío: iónico o eléctrico. La difusión se puede realizar durante 20 minutos en mezcla o individualmente de los siguientes aceites (excepto del Eucalipto radiata pues tiene un olor muy fuerte para difundirse solo): Pino silvestre (Pinus sylvestres), Eucalipto radiata (Eucalyptus radiata), Ravintsara (Cinnamomum camphora CT cineole), Lavanda (Lavandula angustifolia) o Limón (Citrus limón). La utilización de este último se debe realizar durante el día ya que tiene también una acción de concentración que no es favorable para dormir.